EL MONOTRIBUTO EN AMÉRICA LATINA

Buen día estimados lectores, en esta oportunidad aprovecho comentar sobre el proyecto de Monotributo que ha sido mencionado en los últimos días, hay interés de Conamype (Comité Nacional de la Micro y Pequeña Empresa) de concretar este proyecto para impulsar el desarrollo de este tipo de empresas y cumplir con la normativa legal.

Comenzaremos identificando que a nivel latinoamericano podemos confirmar, que algunos países han tratado de regularizar la situación de empresarios que pertenecen al comercio informal, entre ellos, Costa Rica.

Las características de este sector de empresarios, según estudios, corresponden a sujetos que efectúan un emprendimiento, que pueden o no alcanzar los montos legales imponibles, que algunos casos no quieren regular su situación mercantil y fiscal, y algunos otros, tampoco podría interesarles incorporarse a un sistema de seguridad social, que es un beneficio clave para el sector, entre otros factores.

Los Estados en estos casos, se enfrentan a:

  1. a) Falta de registro de una cantidad muy importante de contribuyentes por el alto nivel de informalidad existente, b) En el registro se observa muchos casos con direcciones erróneas, c) Contribuyentes activos con obligaciones diferentes a las registradas y/o cumplidas, d) Contribuyentes suspendidos o cancelados operando, e) Contribuyentes activos sin operaciones, f) Contribuyentes activos no referenciados geográficamente, g) Esfuerzos improductivos en áreas de fiscalización (control de operaciones, auditoría, cobranza), h) Costos adicionales, e i) inexistencia de canales de información entre instituciones gubernamentales o que se comparte en forma limitada información incorrecta, entre las entidades gubernamentales.

En El Salvador dichas condiciones también ocurren. Los contribuyentes fiscalmente se agrupan en Grandes, Medianos y Otros contribuyentes, y además, encontramos a las pymes, la Ley de Fomento Protección y Desarrollo para la Micro y Pequeña Empresa, regula en el art. 3, quienes son estas entidades:

  1. a) Micro empresa, personal natural o jurídica que opera en los diversos sectores de la economía, con ventas brutas anuales mayores a 482 salarios mínimos mensuales ($ 144,600.00) de mayor cuantía y máxima de 10 trabajadores.
  2. b) Pequeña empresa, persona natural o jurídica que opera en los diversos sectores con ventas brutas anuales mayores a 482 y hasta 4817 ($ 1,445.100.00) salarios mínimos mensuales y máxima de 50 trabajadores.

Ahora bien de estas empresas, se pueden identificar, algunas de estas características:

1) Innumerable cantidad de empresas involucradas, el porcentaje es muy importante para el país,
2) El nivel educativo de los emprendedores, aunque este no es un buen parámetro, porque pueden contar con niveles educativos de formación académica universitaria, pero que se mantienen en la informalidad, o aún que la falta de empleos lleva a emprender,
3) Deficiente nivel organizativo, o que las obligaciones se vuelven tan engorrosas que la actividad diaria operativa no permite el control de su organización,
4) Imposibilidad de imponerle prácticas contables rigurosas, o falta de interés de cumplir con dichas obligaciones, y
5) Tendencia a operar en la economía informal.

Las pymes constituyen en América Latina un numeroso sector, al cual se aplica regímenes  fiscales especiales a fin de que puedan, registrarse voluntariamente, en principio, a tributar en forma simplificada, y a obtener beneficios sociales, y posteriormente, clasificarse según sus ventas, ingresos, etc..

En El Salvador, se ha oído interés de aplicar un régimen beneficioso. La Ley de Fomento protección y desarrollo para la Micro y Pequeña Empresa, en su art. 37 regula que «El Ministerio de Hacienda establecerá un sistema simplificado para el cumplimiento de obligaciones tributarias, así como un régimen tributario especial aplicable a las entidades de que trata esta ley».  Lo anterior en un plazo de 180 días lo que se reguló desde mayo de 2014.

Ahora bien, el Ministerio de Hacienda no puede regular administrativamente este tratamiento fiscal, debe hacerlo una ley; de hecho las actuales leyes regulan, para el caso, el Art. 28 de la Ley de Impuesto a la Transferencia de Bienes Muebles y Prestación de Servicios (IVA), que estarán excluidos de la calidad de contribuyentes, aquellos que hubieren realizado ventas o prestaciones de servicios en los 12 meses anteriores menores a 50,000.00 Colones, es decir, $5,714.28; y el total del activo fuese inferior a 20,000.00 Colones, es decir, $ 2,285.71.

De lo anotado, podemos observar que una pyme podría tener obligaciones fiscales regulares y no simplificadas, en atención a principios de legalidad, generalidad, equidad y capacidad contributiva, al alcanzar y superar los montos regulados por el art. 28 relacionado.

Recientemente hemos escuchado a Don Paul Steiner que está próxima esa regulación. Agradecemos el interés por la concreción del tema.

Lic. Magdalena Ramos de Sosa

correo: msosa@syrservicios.com

cel: 7859-3556